Mercancías falsificadas: Un peligro para la seguridad pública

Resumen

La producción y el tráfico de mercancías falsificadas presentan un peligro significativo para la salud y seguridad de los consumidores. Esto también impacta el crecimiento económico de empresas y a consumidores legítimos mediante pérdida de ingresos, periodos de inactividad y costos de reemplazo. Para mitigar estas amenazas y ayudar a garantizar la seguridad pública, agentes del Centro Nacional de Coordinación de Derechos de Propiedad Intelectual (Centro IPR, por sus siglas en inglés) de la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI, por sus siglas en inglés) del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), trabajan junto con socios del orden público federales, estatales y locales a través del país para desarticular operaciones de mercancías falsificadas y hacer que los individuos involucrados en estas rindan cuentas.

"Productos falsificados no sólo atacan el nombre y el valor de una empresa conocida, sino también —en muchos casos— pueden causar consecuencias dañinas, y a veces peligrosas, para el comprador desprevenido", dijo Mark Zito, agente especial encargado adjunto de ICE HSI Los Ángeles. "Estos productos falsificados no tienen lugar en un mercado justo, legítimo. El público puede estar seguro de que HSI está comprometida con dirigirse contra los vendedores sin escrúpulos de mercancías deficientes a través del año. Ellos son los que pueden pagar un precio caro".

Operaciones para combatir la manufactura y distribución de mercancías falsificadas ayudan a garantizar la seguridad pública y seguridad nacional al prevenir que bienes peligrosos y dañinos entren al mercado y promover la integridad de sistemas de comercio legítimos.

"La policía ha identificado una tendencia de productos falsificados que está creciendo a una velocidad alarmante", dijo Steve Francis, director auxiliar para la División de Investigaciones de Comercio Global y director del Centro IPR. "En el mejor de los casos, estos productos no rendirán tan bien como productos auténticos. En el peor de los casos, estos pueden fallar catastróficamente".

Algunos de los productos falsificados más peligrosos incluyen piezas automotrices, electrónicos, equipo de seguridad, medicamentos por receta y cosméticos debido a las posibles amenazas que ellos presentan para la seguridad y salud pública:

  • Bolsas de aire falsificadas y sus piezas pueden causar fallos severos —desde no desplegar, poca inflación, sobre inflación hasta explosión de metralla durante despliegue en una colisión.
  • Baterías de litio-ion para computadoras portátiles presentan un riesgo significativo de calentamiento extremo, autoignición y explosión.
  • Cascos y cargadores de bebé falsificados pueden romperse.
  • Puede que medicamentos por receta falsificados no contengan el ingrediente activo o conduzcan a una sobredosis accidental.
  • Cosméticos falsificados pueden causar reacciones severas de la piel.

Estas mercancías falsificadas usualmente tienen la marca registrada de un nombre comercial legítimo y fiable, pero estas fueron producidas por otra parte y no son hechas a las especificaciones del fabricante original. Estas son producidas frecuentemente de manera ilegal y vendidas para obtener ganancias para financiar otras actividades criminales. Esto hace de la producción y el tráfico de mercancías falsificadas delitos transnacionales, comúnmente vinculados a organizaciones criminales transnacionales (TCOs, por sus siglas en inglés). Como tales, violaciones de fraude comercial relacionadas también son investigadas por los Equipos de Trabajo de Seguridad Fronteriza (BESTs, por sus siglas en inglés) de HSI.

Para más información sobre cómo evitar el fraude de consumidores y mercancías falsificadas, lea este aviso de la FTC.

ripped graphic

ICE en las noticias y archivos de casos

ICE HSI lanza Operación Promesa Robada, dirigiéndose contra el fraude y actividad criminal relacionada con el COVID-19

WASHINGTON — ICE HSI anunció el 15 de abril de 2020 el lanzamiento de la Operación Promesa Robada para combatir el fraude y otras actividades criminales relacionadas al COVID-19. La operación intensifica la colaboración con múltiples departamentos y agencias federales, junto con representantes de empresas e industrias. La actividad criminal creciente entorno a la pandemia del COVID-19 requiere una respuesta investigativa igualmente robusta para proteger al público estadounidense.

"HSI traerá todo recurso para orientarlo contra cualquiera que se dirija contra consumidores con esquemas financieros o productos fraudulentos que amenacen la salud y seguridad de los estadounidenses", dijo la directora ejecutiva adjunta interina de HSI Alysa D. Erichs. "Este esfuerzo unificado trae un planteamiento de todo el gobierno para monitorear, investigar y arrestar a aquellos responsables de poner en peligro al público con actos criminales de fraude relacionados a la pandemia del COVID-19".

Organizaciones criminales que han participado históricamente en estafas financieras están cambiando dinámicas para explotar la pandemia del COVID-19 y el paquete de estímulo asociado con esta para obtener ganancias financieras ilícitas. Estas redes están contrabandeando y vendiendo equipo de seguridad falsificado y kits de prueba, medicinas y productos para la higiene prohibidos, como también operando sitios web ilícitos para vender sus mercancías. En las próximas semanas, se espera que aumenten las estafas financieras involucrando alivio financiero, cheques de estímulo relacionados al COVID-19 y operaciones de telemercadeo tradicionales. Todas estas estafas también impactan a agencias gubernamentales de beneficios públicos que están en medio del proceso de distribución de ayuda y ofrecimiento de asistencia.

Al 5 de mayo, agentes especiales de HSI han abierto más de 340 investigaciones a nivel nacional; incautado más de $3.2 millones en ganancias ilícitas; efectuado 11 arrestos; efectuado 22 órdenes de registro; retirado más de 11,000 nombres de dominio relacionados con el COVID-19 y trabajado junto con la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos para incautar más de 494 envíos de kits de prueba, kits de tratamiento, fármacos, remedios homeopáticos, supuestos productos antivirales y equipo de protección personal (PPE, por sus siglas en inglés) etiquetados incorrectamente, fraudulentos, no autorizados o prohibidos. El lanzamiento de la operación es una respuesta directa al aumento significativo en actividad criminal.

La Operación Promesa Robada combina la pericia de HSI en investigaciones de comercio global, fraude financiero e investigaciones cibernéticas con alianzas privadas y públicas robustas para desestabilizar y desarticular esta actividad criminal y fortalecer la seguridad de la cadena mundial de suministros.

Para más información sobre Operación Promesa Robada, haga clic aquí.

"Operación Engaño en Temporada de Fiestas" incauta juguetes falsificados valorados en más de $5 millones

CARTAGENA – En un puerto capaz de manejar más de 2.4 millones de toneladas de cargamentos al año, usted pensaría que un envío de cargamentos de juguetes pudiese perderse fácilmente en el ajetreo cotidiano. Pero no es así cuando un cargamento sospechoso que contiene juguetes falsificados llega desde China —algunos de los cuales dieron positivo en pruebas de contenido de plomo.

El descubrimiento fue parte de Operación Engaño en Temporada de Fiestas, un esfuerzo policial multiagencial involucrando a la Unidad Investigativa Criminal Transnational de HSI Cartagena, la Iniciativa de Seguridad de Contenedores de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés), la Unidad de la Policía Fiscal y Aduanera de la Policía Nacional de Colombia y la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales (DIAN). El equipo incautó un total de 155,000 unidades de juguetes por presuntas infracciones de marcas registradas involucrando a las marcas de Disney, Marvel Characters Inc., Peppa Pig y L.O.L. Surprise! que —si fuesen genuinas— se venderían en tiendas por más de $5.4 millones.

Además, HSI Cartagena, en conjunto con DIAN, tuvieron en su mira un cargamento sospechoso de más de 500 cartones procedente de Hong Kong que decía que contenía mayormente juguetes en agosto de 2019. Cuatro contenedores más se convirtieron en objetivos para inspección en los próximos dos meses. Una inspección de los cargamentos reveló más juguetes falsificados, incluyendo algunos que fueron recolectados para realizar más pruebas de contenido de plomo. Todo esto ocurrió inmediatamente después de la Operación Firefox, una iniciativa separada que dio como resultado la incautación de 36,000 pares de calzado atlético falsificados y otras más de 1,000 mercancías diversas.

Presunto distribuidor nacional arrestado, $15 millones en joyería falsificada es incautada

KTLA 5 reportó que, en noviembre de 2019, socios locales y federales recuperaron más de $15 millones en joyería falsificada tras un registro de múltiples lugares en el Distrito de Joyería en el centro de Los Ángeles, CA. Además, un individuo fue arrestado bajo la sospecha de violaciones graves de marcas registradas.

Investigadores realizaron vigilancia e hicieron varias compras encubiertas y determinaron que Moossa Lari era un gran distribuidor de joyería falsificada a nivel nacional, según la policía. Se le hizo pruebas a la joyería falsificada en la escena e investigadores encontraron que los productos no cumplían con estándares de seguridad estadounidenses, conteniendo niveles de plomo y cadmio tan altos como 200,000 partes por millón (ppm), más del doble del nivel aceptable de 90 ppm, dijeron las autoridades. Investigadores también encontraron casi $58,000 en dinero en efectivo.

El arresto y las incautaciones fueron productos de una investigación realizada por la División de Delitos Comerciales del Departamento de Policía de Los Ángeles, en colaboración con HSI, la FBI y CBP.

Cascos para bicicleta que no cumplen con estándares de seguridad están ampliamente disponibles

Consumer Reports advirtió que, si están buscando comprar un casco para bicicleta, los consumidores pueden asumir que los productos que están considerando cumplen con estándares básicos de seguridad. Pero una investigación reciente encontró que cascos posiblemente inseguros están ampliamente disponibles en línea.

Para ser vendidos legalmente en Estados Unidos, se supone que los cascos para bicicletas cumplan con estándares determinados por la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor (CPSC, por sus siglas en inglés). Estos estándares requieren cierto nivel de protección contra fracturas craneales y una etiqueta detallada con información demostrando cumplimiento con estándares de la CPSC.

Al comprar productos en línea, sin embargo —aún productos regulados como los cascos— puede ser difícil saber si un producto comprado está verdaderamente certificado como seguro.

En mercados en línea alrededor del mundo, pueden existir miles de listados para cascos sin certificados de seguridad apropiados o son versiones falsificadas de productos reales, dice Andrew Love, líder de seguridad de marca para el fabricante de cascos Specialized Bicycles. Es difícil saber exactamente cuántos consumidores terminan comprando cascos falsificados o cascos que son copias posiblemente inseguras de cascos de marcas reconocidas, dice Thom Parks, el director principal de seguridad de productos para Bell and Giro.

Los cascos no son los únicos productos que están siendo falsificados y etiquetados incorrectamente. Según el director del Centro IPR Steve Francis, un flujo de productos baratos, posiblemente no certificados tales como fármacos y cargadores o adaptadores para computadoras portátiles falsificados —los cuales pueden incendiarse si no son fabricados apropiadamente— también pueden ser producidos en masa, luego vendidos mediante mercados en línea con pocas medidas de seguridad integradas.

Más de 5,200 filtros de agua falsificados procedentes de China incautados en California

CBP reportó que sus oficiales en Los Ángeles incautaron más de 5,000 filtros de agua para refrigeradores falsificados enviados hacia Estados Unidos desde China. Los artículos fueron incautados luego de que especialistas en importación del Centro de Maquinaria confirmaran que los filtros violaban las marcas registradas protegidas de Brita, GE, Frigidaire, PUR y certificación NSF.

NSF International es un organismo de certificación acreditado, independiente, que prueba y evalúa productos para garantizar que cumplan con estándares de salud y seguridad pública. Los productos certificados por NSF han sido probados, evaluados y se ha determinado que cumplen con estándares, políticas y procedimientos específicos. Los filtros de agua incautados tenían marcas de certificación NSF falsificadas impresas en los productos —y no han sido evaluados, probados ni certificados por NSF.

Entre el 1 de octubre de 2018 y septiembre de 2019, casi 170,000 repuestos falsificados para filtros de agua de refrigeradores, filtros intercambiables de ion para debajo de fregaderas, filtros para piscinas/jacuzzis y filtros para botellas de agua fueron incautados, con un precio de venta sugerido por el fabricante (MSRP, por sus siglas en inglés) combinado de casi $8.5 millones.

Oficiales de CBP, en coordinación con agentes especiales de ICE HSI asignados al Centro de Coordinación para el Control Comercial (TECC, por sus siglas en inglés), trabajan estrechamente para identificar los posibles violadores responsables de importar estos filtros de agua.

Doctor de Vero Beach condenado a cadena perpetua en caso de medicamentos falsificados

Johnny Clyde Benjamin, Jr., M.D., 52, un cirujano ortopédico practicando en Vero Beach, Florida, fue condenado a cadena perpetua en noviembre de 2018 tras su condena por cargos vinculándolo a una conspiración para poseer con intención de distribuir fentanilo furanyl, lo cual provocó la muerte; complicidad en la distribución de fentanilo furanyl, lo cual provocó la muerte; intento de posesión con intención de distribuir acetilo de fentanilo; posesión con intento de distribuir oxicodona y conspiración para poseer con intención de distribuir hidrocodona y oxicodona.

Según la evidencia presentada en el juicio, una mujer joven que residía en Wellington, Florida, murió por sobredosis de pastillas de oxicodona falsificadas. Las pastillas contenían un análogo del fentanilo, fentanilo furanyl, como el ingrediente activo. Fentanilo furanyl es un opiáceo sintético extremadamente poderoso, muchas veces más poderoso que la heroína callejera u oxicodona. Un análisis de toxicología le atribuyó la causa de muerte al fentanilo furanyl. El Dr. Benjamin fue identificado como la fuente de las pastillas —y de que él también estaba involucrado con la fabricación y distribución de pastillas de oxicodona falsificadas fuera del área del sur de Florida.

El caso fue investigado en conjunto con ICE HSI.

ICE HSI ayuda a investigar lentes de contacto falsificados, mal etiquetados

El dueño y operador de Candy Color Lenses, un importante vendedor en línea de lentes de contacto de colores en Estados Unidos, se declaró culpable en septiembre de 2016 de manejar una operación internacional de importación de lentes de contacto falsificados y mal etiquetados de proveedores en Asia y luego venderlos por la internet sin receta a decenas de miles de consumidores alrededor del país. Se cree que esta es la investigación más grande que ha sido realizada sobre lentes de contacto falsificados y mal etiquetados en Estados Unidos.

Dmitriy V. Melnik, de Las Vegas, se declaró culpable de un cargo de conspiración para traficar mercancías falsificadas y para introducir aparatos mal etiquetados al comercio interestatal.

Como señalado en la declaración de culpabilidad, los lentes de contacto son aparatos médicos que deben recibir la autorización de la FDA para ingresar a Estados Unidos y ser distribuidos posteriormente. Melnik les vendió lo que ellos afirmaban eran lentes de contacto auténticos a decenas de miles de consumidores alrededor de Estados Unidos sin una receta, sin direcciones adecuadas para su uso ni advertencias adecuadas. Luego de comprar los lentes de contacto, muchos consumidores se quejaron directamente ante Melnik y le preguntaron si los lentes de contacto eran genuinos y aprobados por la FDA, según la declaración de culpabilidad. Melnik admitió que algunos de los lentes de contacto que él vendió fueron evaluados y encontrados contaminados con bacteria posiblemente peligrosa.

La declaración también reveló que Melnik recibió al menos $1.2 millones en ingresos brutos de esta empresa ilegal, incluyendo aproximadamente $200,000 sólo de la venta de lentes de contacto Ciba Vision FreshLook COLORBLENDS falsificados.

El enjuiciamiento fue el producto de un esfuerzo multiagencial en curso para combatir lentes de contacto falsificados, importados ilegalmente y sin aprobación, titulado Operación Visión Doble. La Oficina de Investigaciones Criminales de la FDA encabezó la investigación, con apoyo significativo del Servicio de Inspección Postal de Estados Unidos e ICE HSI.

Lentes de contacto causan que una adolescente de Michigan sufra lesión severa en un ojo

En St. Clair Shores, Michigan, una adolescente quedó parcialmente ciega en un ojo tras usar un par de lentes de contacto para disfraz durante el Día de Brujas de 2015. Un mes después, la estudiante de último año en la Escuela Secundaria de Lakeview enfrentó una posible cirugía.

Lo que se suponía que fuese una parte divertida de un disfraz del Día de Brujas para la joven de 17 años y sus amigas, todas disfrazadas como zombis con lentes de contacto espeluznantes, se convirtió en una pesadilla real al día siguiente.

Según la madre de la niña, su ojo estaba hinchado y tan rojo como si tuviese conjuntivitis. Era muchísimo peor. Según la familia, un lente había arrancado la capa superior de su córnea.

La familia dice que los lentes de contacto fueron comprados en un kiosco montado en un centro comercial local.

ICE HSI les dijo a los medios locales que nadie debe estar vendiendo ningún tipo de lentes de contacto, excepto doctores.

ripped graphic

Sobre el Centro IPR

El Centro IPR ha estado a la vanguardia de la respuesta de Estados Unidos al robo de propiedad intelectual y el cumplimiento de leyes de comercio internacional por más de 12 años. Sus esfuerzos han tenido un impacto directo en la salud y seguridad, economía y combatientes de la nación.

Creado en 2008 y codificado formalmente en la Ley de Facilitación y Control del Comercio de 2015, el centro es una de las armas claves del Gobierno estadounidense en la lucha contra la falsificación y piratería criminal. Encabezado por un director de HSI —junto con sus directores adjuntos de HSI, la Oficina Federal de Investigaciones y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos— el centro reúne a 25 agencias federales e internacionales claves en un entorno de equipo de trabajo, adoptando un planteamiento triple para combatir delitos de propiedad intelectual y fraude comercial: Interceptación, investigación y concientización. Esto le permite al Centro IPR a optimizar los recursos, habilidades y autoridades de cada socio.

En el año fiscal 2019, HSI incautó mercancías falsificadas por un precio de venta sugerido por el fabricante (MSRP, por sus siglas en inglés) total estimado de más de $560 millones. Durante el mismo período, los esfuerzos de control de propiedad intelectual y comercio de HSI, apoyados por el Centro IPR, condujeron a 362 arrestos, con 303 pliegos acusatorios y 231 condenas.

Sobre HSI BEST

La misión principal de los Equipos de Trabajo de Seguridad Fronteriza (BEST, por sus siglas en inglés) de HSI es combatir las organizaciones criminales transnacionales (TCOs, por sus siglas en inglés) emergentes y existentes al emplear una gama completa de autoridades y recursos del orden público federales, estatales, locales, tribales e internacionales en la lucha para identificar, investigar, desestabilizar y desarticular estas organizaciones en todos los niveles operativos.

El modelo investigativo BEST es una respuesta completa a la amenaza creciente para la seguridad fronteriza, seguridad pública y seguridad nacional. Los BESTs eliminan las barreras entre investigaciones federales y locales (con acceso tanto a fiscales federales como estatales) y cierran la brecha con socios internacionales en investigaciones criminales multinacionales.

Los BESTs se encuentran a lo largo de las fronteras terrestres del norte y sur oeste, en puertos marítimos importantes y aeropuertos internacionales desde Hawái hasta Puerto Rico. Estos BESTs están compuestos por aproximadamente 1,000 miembros representando a más de 100 agencias del orden público federales, estatales, locales, tribales e internacionales que se han comprometido conjuntamente a investigar actividades criminales transnacionales y mejorar la seguridad fronteriza.

Última actualización: 01/20/2021