Bandera de los Estados Unidos
Sitio Web Oficial del Departamento de Seguridad Nacional

Denuncie Crímenes: Llame al 1-866-DHS-2-ICE

mobile search image
Delitos Cibernéticos
05/26/2020

Compartir

  • Email icon
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Print icon

Farmacéutico de NYC acusado de acaparamiento y manipulación de precios de mascarillas N95

Farmacéutico de NYC acusado de acaparamiento y manipulación de precios de mascarillas N95

NUEVA YORK – Un farmacéutico de la Ciudad de Nueva York fue acusado el martes tras una investigación por parte del Equipo de Trabajo de la Red Oscura y Criptomonedas de la Oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI, por sus siglas en inglés) del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) de Nueva York, con la asistencia del Servicio de Inspección Postal de Estados Unidos (USPIS, por sus siglas en inglés) y la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés).

Richard Schirripa, conocido como "el Hombre de las Mascarillas", un farmacéutico licenciado, está siendo acusado de violar la Ley de Producción de Defensa al acaparar y manipular precios de las escasas mascarillas N95; hacer dos declaraciones falsas ante la policía; cometer fraude en cuidado médico y cometer robo de identidad con agravante.

"En estos momentos —cuando nuestra nación está luchando contra la pandemia del COVID-19 y esperamos que nuestros profesionales del cuidado de la salud manifiesten su solidaridad con nosotros— el acusado, Richard Schirripa, un farmacéutico licenciado, presuntamente buscó sacar provecho y obtener ganancias del sufrimiento de otros. Mientras la pandemia comenzaba a desarrollarse en marzo y abril de 2020, Schirripa presuntamente comenzó a acaparar equipo de protección personal (PPE, por sus siglas en inglés) que era necesitado con tanta urgencia. Mientras la demanda por PPE iba en aumento, él supuestamente tomó la oportunidad para vender el PPE acaparado a precios tan altos como 50% sobre sus costos de adquisición", dijo Peter C. Fitzhugh, agente especial encargado de HSI Nueva York. "HSI, junto con nuestros socios policiales y la Fiscalía Federal para el Distrito Sur de Nueva York, perseguiremos incansablemente a aquellos en nuestra sociedad que elijan poner su codicia y beneficio personal por encima de las leyes de Estados Unidos y nuestros conciudadanos".

"Según se alega, Richard Schirripa explotó una crisis sin precedentes para lucrarse. Él presuntamente gastó más de $200,000 acumulando mascarillas N95 y luego vendió las mascarillas a precios excesivos, cobrándole a consumidores hasta 50% más de lo que él había pagado para adquirir esas mascarillas N95. Según se alega, durante una venta a un oficial encubierto, Schirripa dijo: 'Me siento como un narcotraficante'. Él también presuntamente cometió varios delitos adicionales no relacionados, incluyendo mentirle a la policía, defraudar al Medicare y Medicaid y explotar la información personal de sus clientes de farmacia para despachar recetas médicas", dijo el fiscal federal de Manhattan, Geoffrey S. Berman.

"Según se alega, el Sr. Schirripa eligió acumular una reserva de PPE —específicamente mascarillas N95, las cuales son necesitadas con tanta urgencia para la protección de los trabajadores de primera línea. Luego, él presuntamente usó esta crisis para aumentar el precio de este equipo. Afortunadamente, el 'Hombre de las Mascarillas' ha sido desenmascarado por la policía y llevado ante la justicia por sus supuestos delitos codiciosos", dijo el inspector encargado del USPIS, Philip R. Bartlett.

"No existe ningún lugar en nuestra ciudad para un farmacéutico licenciado que presuntamente victimiza a neoyorquinos, especialmente durante un periodo donde la prioridad de la gente es su salud y seguridad. Aplaudo a nuestros socios del orden público por sus esfuerzos colaborativos a través de esta investigación", dijo el agente especial encargado de la DEA, Raymond Donovan.

Según las alegaciones en la denuncia, Schirripa participó en al menos tres esquemas criminales diferentes: (1) Acaparamiento y manipulación de precios de miles de mascarillas N95 a finales de marzo y abril de 2020, en violación de la Ley de Producción de Defensa (DPA, por sus siglas en inglés); (2) Mentirle a oficiales de la DEA en dos ocasiones a principios de 2020; y (3) Causar que Medicare y Medicaid recibiesen facturas por recetas médicas basándose en representaciones falsas, desde 2014 hasta 2019, como también el uso no autorizado de la información identificativa de sus pacientes de farmacia en conexión con su esquema de fraude en cuidado médico.

En el primer esquema, desde al menos finales de marzo hasta abril de 2020, durante la pandemia global del COVID-19, Schirripa participó en el acaparamiento y la alteración de precios de miles de mascarillas N95 de 3M. A principios de 2020, Schirripa compró al menos $200,000 (aproximadamente) en mascarillas N95. El 25 de marzo de 2020, la DPA fue invocada, convirtiendo en un delito el participar en el acaparamiento o manipulación de precios de equipo especificado, incluyendo los tipos de mascarillas que Schirripa tenía. Schirripa les cobró a sus clientes precios excesivos en conexión con al menos 50 ventas (aproximadamente), mediante las cuales él les cobró a ellos al menos $50,000 (aproximadamente). Por ejemplo, Schirripa cobró hasta $25 por mascarilla por una mascarilla que le debió haber costado al cliente sólo $1.27 aproximadamente, según 3M, el fabricante. El aumento de precio de Schirripa fue de hasta 50%, en comparación con su costo de adquisición. Sus clientes se encontraban en ocho estados e incluyeron funerarias y doctores. Agentes recuperaron aproximadamente 6,660 mascarillas de Schirripa.

Schirripa hizo varias declaraciones durante este esquema. Durante una llamada grabada con un agente encubierto (el "AE"), Schirripa dijo: "Estamos en tiempos de emergencia y escasez", pero añadió: "cuando tienes algo que nadie tiene, no es un precio elevado". En un mensaje de texto del 2 de abril de 2020, Schirripa presumió ante un posible cliente que él "lo vio venir" y que "lo bueno es que nadie las tiene". Schirripa vendió mascarillas repetidamente desde su automóvil, incluyendo al AE; durante esa venta, Schirripa le dijo al AE: "Me siento como un narcotraficante parado aquí".

En el segundo esquema, tanto en enero como en febrero de 2020, Schirripa hizo declaraciones materialmente falsas ante la DEA. En una ocasión, Schirripa representó falsamente que, como parte de un cierre reciente de su farmacia en Nueva York, Nueva York, él había transferido, vendido a otros o destruido todas las sustancias controladas. De hecho, Schirripa mantuvo posesión de miles de sustancias/píldoras/parches controlados, incluyendo fentanilo, oxicodona y oximorfona. Todas estas sustancias fueron recuperadas de una caja fuerte en el hogar de Schirripa. Cuando agentes efectuaron una orden de registro en el hogar de Schirripa en abril de 2020, Schirripa admitió que estas sustancias controladas eran de su farmacia y que él necesitaba destruirlas. Había casi 4,000 píldoras/parches, en total.

En el tercer esquema, Schirripa causó que Medicare y Medicaid recibiesen facturas por recetas médicas de esas sustancias controladas —y el representó falsamente que esas recetas médicas eran para pacientes de su farmacia. De hecho, esas recetas médicas no eran para pacientes de su farmacia —y el mismo Schirripa poseía esas recetas médicas en su hogar en Long Island. En conexión con este esquema, Schirripa usó información identificativa de pacientes de su farmacia, sin sus autorizaciones.

Schirripa, 66, de Fort Salonga, Nueva York, está siendo acusado de un cargo de violar la Ley de Producción de Defensa, el cual conlleva una pena máxima de un año en prisión; dos cargos de hacer declaraciones falsas, cada cual conlleva una pena máxima de cinco años en prisión; un cargo de fraude en cuidado médico, el cual conlleva una pena máxima de 20 años en prisión; y un cargo de robo de identidad con agravante, el cual conlleva una pena mínima obligatoria de dos años en prisión, la cual debe efectuarse consecutivamente (después) de cualquier otra pena de prisión.

Un agradecimiento especial al Servicio de Inspección Postal de Estados Unidos, la DEA, el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York y el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos.

Esta es una investigación en curso. Este asunto está siendo manejado por la Unidad de Fraudes Complejos y Ciberdelitos de la Fiscalía Federal para el Distrito Sur de Nueva York (SDNY, por sus siglas en inglés).

Una denuncia penal contiene cargos y no es evidencia de culpabilidad. El acusado se presume inocente y tiene derecho a un juicio imparcial en el cual el Gobierno tiene la responsabilidad de probar la culpabilidad del acusado más allá de una duda razonable.

Compartir

  • Email icon
  • Facebook icon
  • Twitter icon
  • Print icon
Última Revisión/Actualización: 06/10/2020